El dilema del PSOE

Las urnas han mostrado la magnitud de la brecha que separa a Rajoy del centro derecha español y la profundidad del agujero en el que continúa cayendo el PSOE, que parece no tener fin porque aumenta en cada proceso electoral: 700.000 votos en el último.

Los resultados de Podemos en las elecciones autonómicas -en las municipales no quiso presentarse-, le han confirmado como tercera fuerza política, a no mucha distancia del PSOE.

Ciudadanos ha tenido también unos buenos resultados porque ha recogido muchos votos de centro derecha. Son votos que pueden volver al PP en las próximas elecciones generales.

Pero los resultados más inesperados han sido los obtenidos por las coaliciones de izquierda radical que con un discurso compasivo, paternalista, dirigido a los más castigados por la crisis, han conseguido o están en trance de conseguir las alcaldías de Madrid, Barcelona y Valencia, las tres ciudades más importantes de España.

El balance de la segunda de las cuatro citas electorales del año es, por ahora, preocupante, no tanto por lo que puedan hacer o dejar de hacer las coaliciones de izquierda radical al frente de los ayuntamientos que finalmente logren gobernar, que será la mitad de la mitad de lo que han prometido, como por la decisión de los dirigentes actuales del PSOE de echarse en brazos de Podemos, para sacar al PP de todas las instituciones en las que no ha logrado revalidar su mayoría absoluta, y recuperar el gobierno, aunque sea en condiciones harto precarias, de hasta cuatro Comunidades Autónomas en las que ha quedado por detrás del PP: Castilla La Mancha, Baleares, Valencia y Aragón, y 26 capitales de provincia, un bocado demasiado apetitoso para dejarlo perder que le permite además disfrazar el rotundo fracaso cosechado en estas elecciones.

Una estrategia, en la línea del zapaterismo más genuino, que comporta unos riesgos enormes para el PSOE porque si se visualiza la posibilidad de un frente popular amplio, lo más probable es el centro derecha olvide sus diferencias con Rajoy y retorne en masa al PP en las próximas  elecciones generales, aunque solo sea por puro instinto de conservación.

Lo que parece cantado es que nos esperan unos meses de agitprop antiPP a tope en las cada vez más enloquecidas tertulias televisivas de la Cuatro y de la Sexta y unas elecciones generales agónicas, que pueden dar paso al primer gobierno de coalición PP-PSOE, por la presión europea para evitar un posible gobierno PSOE-Podemos puede llegar a ser muy convincente, no por el deseo del actual líder socialista, un émulo de Zapatero cuya estrategia más elaborada consiste en correr detrás el electorado de izquierda para situarse a su frente y parecer que lo lidera.

El dilema del PSOE es que, después de las elecciones generales, va a tener que optar entre comportarse como un partido socialista centroeuropeo clásico y pactar con el partido representante del centro derecha, o unirse a Podemos, un partido a medio camino entre Chávez y Tsipras, para emprender juntos una marcha hacia la nada porque en la Eurozona la política económica está dada. Que se lo pregunten a Zapatero.

Claro que siempre queda hacer caso a Krugman y salir del euro, volver a una peseta ultradevaluada y dedicar a los españoles a vender cerveza barata a los ingleses. ¿Sorprendente? No, pasen y lean aquí las últimas ocurrencias del dicharachero Nobel.

Una nota adicional sobre las últimas andanzas de Ada Colau en Barcelona. Si todavía queda algo de seny en Barcelona, sería deseable que las fuerzas políticas moderadas se olviden por una vez de sus diferencias y cierren el paso a la alcaldía a una señora que si no se modera puede ser una bomba de relojería para la ciudad.

 

 

Etiquetas:, , , ,

"Trackback" Enlace desde tu web.

Gerardo Ortega

Gerardo Ortega ha sido Presidente del Consejo General de Colegios de Economistas de España (1982-1989), Presidente del Registro de Economistas Auditores (1982-1984) y Decano del Colegio de Economistas de Madrid (1991-1999)

Comentarios (3)

  • Avatar

    Carlos Ranera

    |

    Cura de humildad para los grandes. PP y PSOE suman poco más del 50% del electorado, han de ponerse las pilas , el nuevo panorama es de pactos, no de mayorías ganadas, que se vayan acostumbrando. Saludos. Carlos

    Reply

  • Avatar

    sara

    |

    Totalmente de acuerdo con la linea del analisis q habeis hecho sobre los resultados electorales aunque añadiria una matización. Muchas de las “promesas” q han realizado estas formaciones requerirían cambios legislativos y afortunadamente, los ayuntamientos no pueden realizarlos.
    Por otro lado, a España ya le han dado un primer aviso los inversores. Si el psoe juega al todo vale con tal de hacerse con un sillón le auguro el mismo futuro que a IU.
    Confiemos en que se imponga el sentido común porque el desastre que nos espera como estas formaciones se hagan con el poder en las generales pueden llevar a situarnos a la altura de Grecia

    Reply

  • Avatar

    Carla78

    |

    Me ha encantado la descripción de Pedro Sánchez, según lo leía lo he visualizado, lo de correr tras el electorado de la izquierda y colarse hasta el principio de la cola para parecer que lo lidera. Yo además me lo imagino colándose y poniéndole ojitos a Pablo Iglesias…Que bonito es el amor!!

    Reply

Deja un comentario