El riesgo del discurso pesimista

El pesimismo que transmiten a diario la mayoría de los medios de comunicación, es el caldo de cultivo ideal para hacer posible el terremoto político que anuncian las últimas encuestas demoscópicas.

El discurso pesimista pinta una situación dramática por la “incapacidad” del Gobierno para resolver los problemas que cada medio, dependiendo de su orientación política, considera más acuciantes: paro, corrupción, politización de las instituciones, reto independentista, desigualdad social, empobrecimiento generalizado de la población, reducción del Estado de Bienestar y tantos etcéteras como se quiera.

El mensaje final que se traslada a la opinión pública es que todo va mal, muy mal, y que irá a peor, digan lo que digan el FMI, la Comisión Europea, el G20, y la mayoría de los analistas independientes sobre la evidente recuperación de la economía española, cada día más palpable en la vida diaria, que es la condición necesaria para resolver la mayoría de esos problemas.

El resultado de tres años de discurso pesimista –que en ciertas tertulias radiofónicas y televisivas alcanza niveles apocalípticos-, es, según dicen las encuestas publicadas por los medios, el crecimiento explosivo del  populismo radical y la caída en picado de los dos partidos que se han alternado en el gobierno de España en los últimos treinta y seis años.

Los pronósticos demoscópicos que publican los medios tienen una importancia política considerable, no tanto por su fiabilidad que, con los tamaños de las muestras que se utilizan en la mayoría de las encuestas, es estadísticamente mínima, sino porque contribuyen a hacerlos realidad, aunque sean erróneos. Para eso se publican.

Es la teoría de la profecía autocumplida, enunciada en 1948 por el sociólogo norteamericano Robert K. Merton, en los términos siguientes:

The self-fulfilling prophecy is, in the beginning, a false definition of the situation evoking a new behavior which makes the original false conception come true. This specious validity of the self-fulfilling prophecy perpetuates a reign of error. For the prophet will cite the actual course of events as proof that he was right from the very beginning.

Si las encuestas dicen que aumenta la intención de voto a Podemos, aunque sea falso ese aumento, mucha gente que no votaría a esta formación política, terminará haciéndolo. También es cierto que pueden provocar un aumento del voto contrario.

En cualquier caso, lo que está fuera de toda duda es que el discurso pesimista puede llevar a muchas personas a votar opciones políticas que si llegaran al gobierno arruinarían en muy pocas semanas la recuperación económica, simplemente con el anuncio de “soluciones” tan disparatadas como la de abrir  un proceso constituyente que haga tabla raso de la Constitución del año 1978 y dé paso a un “régimen auténticamente democrático”, una especie de revolución “blanda”, en la línea del pensamiento más rancio del adanismo político español denunciado hace muchos años por Ortega y Gasset.

Es necesario esperar a ver los resultados de los próximos comicios municipales y autonómicas, estar muy atentos a la evolución de la economía en el año 2015, en el que puede crecer a un ritmo superior al 2% anual, y, en todo caso, confiar que la sociedad española, que ha demostrado un fino instinto político para salir de situaciones mucho más difíciles, acierte también en esta ocasión y decida ignorar los ecos de tanto discurso impostadamente pesimista y conjurar los riesgos del disparatado “asalto a los cielos” que proponen los encantadores de serpientes que campan a sus anchas por las tertulias televisivas, votando en las elecciones generales con sentido común, simplemente con sentido común, y envíe el pesimismo actual al baúl de los recuerdos, como lo que realmente es, el mal sueño de una época felizmente superada.

 

 

Etiquetas:, , , , , , ,

"Trackback" Enlace desde tu web.

Gerardo Ortega

Gerardo Ortega ha sido Presidente del Consejo General de Colegios de Economistas de España (1982-1989), Presidente del Registro de Economistas Auditores (1982-1984) y Decano del Colegio de Economistas de Madrid (1991-1999)

Comentarios (2)

  • Avatar

    Claves Económicas (a)

    |

    No opina lo contrario. Lo que dice es que ya ha decidido “ignorar los ecos de tanto discurso impostadamente pesimista y conjurar los riesgos del disparatado “asalto a los cielos” que proponen los encantadores de serpientes que campan a sus anchas por las tertulias televisivas, votando en las elecciones generales con sentido común”. Enhorabuena. Saludos.

    Reply

  • Avatar

    anai66

    |

    Pues yo opino justo lo contrario. La gente no es idiota y todos, en mayor o menor medida, estamos viendo pequeños signos de recuperación económica.
    Es cierto que queda mucho camino por recorrer pero ya estamos en la dirección correcta.
    En mi opinión gente que para “castigar” a los dos grandes partidos se planteaban votar a Podemos, ante las noticias que auguran un resultado espectacular en las generales de esta formación, empiezan a recular…que una cosa es castigar y otra jugarse el futuro.
    Yo sin ir mas lejos pensaba abstenerme y ahora ni loca me quedo en casa..

    Reply

Deja un comentario