Las últimas “ocurrencias” del Sr. Krugman sobre Grecia y el euro.

El estupendo Sr. Krugman, uno de economistas favoritos de la intelligentsia progre española, ha dedicado su última columna quincenal del New York Times, reproducida dos días más tarde, en su versión española, por el periódico de referencia de la venida a menos gauche divine patria, a Grecia y al euro.

¿Y qué dice el Sr. Krugman? Pues lo de siempre, que no le gusta nada lo que hace y dice Ángela Merkel, la canciller alemana, y a sus aliados, a los que responsabiliza de la crisis griega.

“Es la clase de cosas que pasan cuando los políticos les dicen a los votantes lo que quieren oír, hacen promesas que no pueden cumplir y luego no son capaces de enfrentarse a la realidad y tomar esas decisiones difíciles que han estado fingiendo que se pueden evitar. Me refiero, por supuesto, a Ángela Merkel, la canciller alemana, y a sus aliados.”

Lo mismo que le dijo el Sr. Schäuble a Varoufakis en la rueda de prensa conjunta que dieron después de la visita a Alemania del ministro griego, pero al revés, un recurso dialéctico ampliamente utilizado por los intelectuales de izquierda.

Los políticos irresponsables son, para el Sr. Krugman, las autoridades alemanas, que no tienen remedio. ¿Por qué? Porque han cometido el tremendo pecado de ignorar sus sabios consejos sobre la forma de abordar la crisis.

Para el Sr. Krugman, la salida de Grecia del euro supondría un riesgo enorme para la economía europea.

¿Por qué?

Krugman, dixit:

and if even one country were to abandon the euro, investors would be put on notice that Europe’s grand currency design is reversible.

(Trad. de El PAIS) “si tan siquiera un solo país dejase el euro, los inversores ya sabrían que el grandioso diseño de la moneda europea es reversible y estarían prevenidos.

Conviene leer siempre el texto original porque lo de que y estarían prevenidos, que suena a amenaza, es un añadido del traductor.

¿De dónde deduce el Sr. Krugman que la salida de Grecia sería una señal de que el proyecto del euro es reversible? Pues, … porque sí. Porque lo dice él y basta. ¿Y los inversores que dicen? Pues nada, porque el Sr. Krugman lleva equivocándose años con el euro y todo apunta que va a seguir haciéndolo muchos más porque es un pelín tozudo.

El Sr. Krugman confunde sus deseos con la realidad. Y es que no hay nada más tonto que un economista empeñado en mirar la realidad económica con un solo ojo, en este caso, el izquierdo.

¿Pero es qué el Sr. Krugman, tan listo él, no se ha dado cuenta a estas alturas de que el futuro del euro depende única y exclusivamente del compromiso de los Estados miembros de la Eurozona con el mantenimiento de la disciplina monetaria y presupuestaria pactada en los tratados internacionales constitutivos de la moneda europea?

¿Todavía no se ha enterado que la fuerza de la Sra. Merkel en la UE es la fuerza de los tratados internacionales firmados libremente por todos los Estados miembros de la Eurozona?

La pirueta “intelectual” -lo de intelectual es broma- del Sr. Krugman llega al colmo cuando interpreta la decisión del BCE de dejar de aceptar los bonos griegos como garantía de las operaciones monetarias del Eurosistema, como una llamada de atención dirigida tanto a Alemania como a Grecia, para concluir, a renglón seguido:

¿Y qué pasa si los alemanes hacen oídos sordos? En ese caso, podemos esperar que el banco central adopte una postura firme y declare que su verdadera función consiste en hacer todo lo posible por salvaguardar la economía de Europa y las instituciones democráticas (no actuar como el cobrador de deudas de Alemania).

Casi nada. Una pregunta: ¿se ha enterado el Sr. Krugman de quienes fueron los ganadores de las elecciones al parlamento europeo celebradas hace ocho meses?

 

 

Etiquetas:, , ,

"Trackback" Enlace desde tu web.

Gerardo Ortega

Gerardo Ortega ha sido Presidente del Consejo General de Colegios de Economistas de España (1982-1989), Presidente del Registro de Economistas Auditores (1982-1984) y Decano del Colegio de Economistas de Madrid (1991-1999)

Comentarios (4)

  • Avatar

    Miguel

    |

    Totalmente en desacuerdo!!! Los pactos, pactos son y pueden volverse a pactar. Y luego, volverse a pactar y asi hasta el infinito. ¿Acaso en un matrimonio no se llega a pactos tras pactos con tal de no romper la union familiar? Y en casos extremos, llega el divorcio.

    Reply

    • Avatar

      Laura

      |

      Hombre Miguel, comparar los compromisos adquiridos por un estado con un matrimonio me parece de una simpleza apabullante. Voy a ver si mañana mismo me acerco a mi banco y pacto con ellos q les pago cuando y como a mi me plazca..las carcajadas van a ser impresionantes…un poquito de por favor Miguel..

      Reply

  • Avatar

    Laura

    |

    Buen artículo, un premio nobel no te da sapiencia infinita y Krugman es un claro ejemplo. Por fin alguien analiza seriamente las incongruencias de este economista.

    Reply

  • Avatar

    Carmen

    |

    Totalmente de acuerdo!

    Reply

Deja un comentario