El programa económico de Podemos

El documento elaborado para Podemos por el economista Juan Torres y por el médico y sociólogo, experto en políticas públicas, Vinçens Navarro, parte de un balance de trazo grueso, trufado de valoraciones ideológicas, de la situación de la economía española, que califica de emergencia, y de un análisis no menos negativo de sus perspectivas -que se compadecen mal con el crecimiento registrado este año y con lo que dicen la CE, el FMI y el G20-, seguido de un memorial de objetivos, propuestas y recomendaciones que constituye la medula sustancial del documento.

Los Sres. Torres y Navarro han sustituido las propuestas más disparatadas incluidas por Podemos en el programa con el que se presentó a las elecciones europeas, defendidas vehementemente por sus líderes en las tertulias televisivas en las que son habituales, por otras mucho menos agresivas:

  • En lugar de la auditoría de la “legitimidad” de la deuda española y del repudio de la que se considere “ilegitima”, proponen la reestructuración de la deuda de los países periféricos en el marco de una estrategia cooperativa de los países europeos, que por ahora ni se vislumbra;
  • En lugar de adelantar la edad de jubilación a los 60 años, proponen adelantarla a los 65 años;
  • Y en lugar de la renta básica para toda la población, proponen una renta mínima garantizada como derecho subjetivo de todas las personas.

El resultado es un programa socialdemócrata aseado, pero tan incumplible en las actuales circunstancias como el que presentó Hollande a los franceses en las últimas elecciones presidenciales y, por ello, destinado a correr la misma suerte.

Entre las propuestas incluidas en el documento son particularmente importantes las relativas a los cambios que deben plantearse en el marco de una búsqueda de aliados para conseguir, “al menos y con más carácter inmediato” (sic) modificar el estatuto del BCE y sus normas de funcionamiento, mutualizar la deuda pública de la zona euro, flexibilizar el Pacto de Estabilidad, por citar solo las más “fáciles” de negociar (páginas 11 y 12).

Un auténtico brindis al sol, como saben muy bien los autores del documento, que en la página 56 dicen:

“Somos conscientes de que las posibilidades de reactivar la economía española mediante estas medidas son, incluso en el caso en que se puedan implementar en toda su intensidad, realmente limitadas si no encuentran un entorno mínimamente favorable en la Eurozona y eso no ha sido casi nunca el caso ni lo es en estos años de crisis.”

Las medidas a las que se refieren son obviamente las propuestas por ellos mismos.

Pero hay más, mucho más, aunque aparezca en el documento como de pasada. En la página 58 reconocen que

“la llegada de Podemos al gobierno produciría una reacción de los mercados que muy posiblemente encarecería la financiación”

En “roman paladino” que la prima de riesgo se dispararía. Un problema muy serio al que Podemos tendría que dar respuesta en un plazo necesariamente breve de tiempo. ¿Con la renuncia explícita a la aplicación de su programa de gobierno, tal como hicieron antes Zapatero y Hollande? ¿Con la salida del euro?

Lo único que no podrá hacer es sentarse a esperar a ver si la tormenta escampa.

¿Cuál es la recomendación de los Sres. Torres y Navarro?

No pierdan el tiempo buscando la respuesta. No existe.

La conclusión de todo lo dicho hasta aquí es que ni los propios autores del documento creen que pueden aplicarse sus propuestas, en ningún caso, porque fuera del euro, serían muchísimo menos aplicables. Fuera del euro, el número de parados podría llegar en muy poco tiempo a los 9 millones.

Si Podemos llega al poder tendrá dos opciones: mantener la senda de reducción del déficit público acordada con la CE, con las consecuencias económicas y sociales ya conocidas, o abandonar el euro. En la Europa del euro, no hay más alternativas, “pacta sunt servanda”.

Si decide continuar en el euro, se verá abocado a ordenar las medidas incluidas en su programa de gobierno que requieran aumentar el gasto público, para irlas acometiendo y poniendo en marcha de forma sucesiva, al ritmo que vayan aumentando los ingresos públicos, un proceso que lleva su tiempo, tanto que puede volver a los votantes de Podemos contra sus líderes.

Los Sres. Torres y Navarro hacen suyos los cálculos del Sindicato de Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha) que estiman en 77.500 millones de euros  los ingresos públicos adicionales que podrían conseguirse: 38.500 millones de euros reduciendo la economía sumergida en 10 puntos porcentuales;  14.000 millones elevando el tipo real del Impuesto de Sociedades de las empresas con beneficios superiores al millón de euros; 5.000 millones con un impuesto sobre operaciones financieras; y 20.000 millones de euros igualando la presión fiscal a la de la UE27.

Son estimaciones de fiabilidad más que dudosa. Cifrar, por ejemplo, en 38.500 euros los ingresos que podrían obtenerse con una reducción de 10 puntos de la economía sumergida supone estimar su importe total en 385.000 euros, ¡un 38,5% del PIB!, un dislate absoluto que parece haber pasado desapercibido para los Sres. Torres y Navarro, que no dicen nada acerca del tiempo necesario para recaudar los  78.500 millones de euros adicionales estimados por Gestha, no se sabe con que criterios, ni sobre los efectos que tendría un aumento impositivo de tal magnitud —un 8% del PIB actual—sobre el consumo, la inversión y el empleo.

Lo único claro del documento elaborado por los Sres. Torres y Navarro es que demuestra la inviabilidad de cualquier programa económico de gobierno que se aparte del canon europeo, es decir, lo que han hecho es un programa contra Podemos.

 

Imagen | Wikipedia

Etiquetas:, , , , , , ,

"Trackback" Enlace desde tu web.

Gerardo Ortega

Gerardo Ortega ha sido Presidente del Consejo General de Colegios de Economistas de España (1982-1989), Presidente del Registro de Economistas Auditores (1982-1984) y Decano del Colegio de Economistas de Madrid (1991-1999)

Deja un comentario